Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
EL FUTURO DE NUESTROS MERCADOS DE SOJA PIERDEN COMPETITIVIDAD
Reseado el 09/09/14 por prospectiva
LA NACION Sabado 6 de septiembre de 2014, Suplemento Campo (Edición Impresa)

La paulatina caída de la calidad de la oleaginosa, relativo a los bajos niveles de proteína, hace cada vez más difícil conformar la demanda externa; además, obliga a realizar modificaciones en el proceso industrial.
La caída del contenido de proteínas en la producción de soja argentina constituye una desventaja competitiva para las exportaciones de harinas y de porotos de la oleaginosa.
Según un informe, la capacidad exportadora le permitió a la Argentina alcanzar un pico que superó el 48% de las ventas mundiales de harina de soja, aunque en los últimos años esa participación ha disminuído a alrededor del 42%.
El destino principal de las harinas de soja de la Argentina es la Unión Europea, un mercado exigente. "Para este cliente el volúmen de exportación cayó bruscamente en casi 4 millones de toneladas" señala el informe. Las compras europeas de harina se inclinaron hacia proveedores con mayor contenido proteico, como Brasil, Paraguay y los Estados Unidos.
La tendencia decreciente en el contenido de proteínas en los porotos de soja no sólo genera inconvenientes en la comercialización, ya que además afecta el proceso de obtención de harinas.
Los integrantes de CIARA y ASAGAS señalan que "seguimos exportando porque aún la soja y sus subproductos constituyen una necesidad, pero estas desviaciones en la calidad hacen que seamos la segunda opción como proveedores, con con las harinas argentinas en un 46.5% de proteínas, Brasil 48% y Estados Unidos 47.5% y un franco crecimiento de Paraguay con 48%.
Para resolver los desvíos provocados por la merma de la calidad de la soja, las industrias argentinas tuvieron que realizar modificaciones en el procesamiento que permitan obtener harinas con mayor contenido proteico y baja fibra.

      HomeVolver arriba