Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
China: la segunda economía del mundo trazó sus nuevos lineamientos de desarrollo hasta 2015
Reseado el 15/03/11 por prospectiva
El Congreso del Pueblo trazó su nuevo plan quinquenal que busca una reestructuración de la economía. Entre los puntos aprobados, el gigante asiático acordó depender menos de sus exportaciones, impulsar el consumo interno y ampliar la red de protección social.
Al término del congreso anual de diez días en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, un total de 2.778 delegados aprobaron los nuevos lineamientos para el desarrollo de la segunda economía del mundo en el período 2011-2015. Asimismo, 59 delegados votaron en contra y 38 se abstuvieron.

El nuevo plan quinquenal busca una reestructuración de la economía. China quiere depender menos de sus exportaciones, impulsar el consumo interno y ampliar la red de protección social.

El apoyo a la propuesta fue similar al último plan quinquenal.

La sesión se vio ensombrecida por la catástrofe en Japón, que también planea cuestionamientos sobre los planes para la expansión de la energía nuclear en China. El gobierno chino recalcó que pretende aprender de los problemas de los japoneses con sus centrales atómicos tras el terremoto y tsunami, pero añadió que mantendrá sus planes de explotar la energía nuclear.

Con el nuevo plan quinquenal, China quiere reducir el ritmo de su crecimiento económico en los próximos cinco años de dos dígitos a sólo siete por ciento anual, para consumir así menos materias primas. Se pretende reducir el consumo energético por cada yuan producido en un 16 por ciento hasta 2015.

China, el mayor contaminante del mundo, además quiere reducir en un 17 por ciento su emisión de gases que causan el efecto invernadero, medido en su crecimiento. Sin embargo, en términos absolutos, la emisión seguirá creciendo debido al fuerte crecimiento.

Un total de 2.882 delegados también aprobaron en la sesión el informe de rendición de cuentas del jefe de gobierno Wen Jiabao.

Asimismo, 2.793 delegados aprobaron sus planes y 47 votaron en contra, mientras 36 se abstuvieron. La aprobación de la labor del primer ministro fue un poco inferior a hace un año.

El primer ministro prometió para este año una mayor lucha contra los aumentos de precios, especialmente en los alimentos y las viviendas.

En febrero la inflación alcanzó el 4,9 por ciento y podría seguir subiendo, según los expertos. Tras un crecimiento de 10,3 por ciento el año pasado, Wen Jiabao pretende frenarlo este año a ocho por ciento.

El congreso también aprobó un nuevo presupuesto, que fija un crecimiento del gasto militar en 12,6 por ciento. Votaron a favor 2.391 delegados, 362 en contra y 118 se abstuvieron.

Debido a la incertidumbre económica, China espera endeudarse menos este año. Con 900.000 millones de yuan (130.000 millones de dólares), el déficit de presupuesto de 2,5 por ciento en 2010 cae a 2 por ciento.

Los delegados aprobaron todas las propuestas del gobierno y sólo hubo pocos rechazos o abstenciones. Usualmente son más rechazados el juez supremo y el fiscal general, con lo cual los delegados expresan su insatisfacción por la insuficiente lucha contra la corrupción y criminalidad.

Este año el juez supremo recibió 475 votos de rechazo y 155 abstenciones, mientras el fiscal general recibió 434 rechazos y 130 abstenciones.

publicado en Telam 14-3-11

Ir a la nota

      HomeVolver arriba