Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
Estados Unidos proyecta su futuro apostando a las fábricas inteligentes
Reseado el 25/03/15 por prospectiva
Nota La Nación
Una recorrida por compañías como Red Viking o Paslin permiten ver que de lo que se habla en la actualidad es de diseño, procesos de automatización y digitalización. "La reindustrialización de los Estados Unidos tiene que venir de la mano de la ingeniería; las empresas no pueden seguir su trabajo como lo han hecho hasta ahora", explica Alfredo Flores, senior controls engineer de Red Viking, una firma que compra su software a Siemens.
Detroit estará en el centro de los planes de reindustrialización de un país que tiene 4,8% de la población mundial, pero 22,7 % de la economía global. Es que aquí están las grandes automotrices y es en ellas donde se encarna 30% del negocio de empresas de automatización y digitalización, como Red Viking y otras. "Detroit es sinónimo de industria en este país y lo seguirá siendo aunque, como se ve, haya sido muy golpeada por la última crisis financiera",
Claro que el interrogante vuelve a ser cuántos puestos de trabajo creará el nuevo paradigma productivo. No es fácil obtener una respuesta. John Billings, vicepresidente de Digital Factory de Siemens, argumenta que el concepto de trabajador ya mutó y ahora de lo que se habla es de analistas. "Hablamos de ingenieros que tendrán que pensar en su espacio de trabajo y en cómo lograr versatilidad para fabricar, con las mismas máquinas, diferentes modelos", destaca.
En la actualidad, explica Billings, una línea de producción se puede configurar, mediante la tecnología adecuada, para no quedar esclavizado a un solo producto ni obligar a que se cambie el centro de producción solo porque una planta es apta únicamente para un solo modelo.
"Ingenieros se necesitan", parece ser el lema de este momento en lo que a industria manufacturera respecta. Se han creado para ello varias instituciones, como el Dmdsii, un instituto de innovación y diseño en manufactura digital ubicado en el noroeste de Chicago. Su director de Investigación y Desarrollo, George Barnych, precisa que se han destinado US$ 70 millones de fondos federales para ayudar a la nueva reindustrialización. Al igual que Beaulieu, fundamenta por qué es tan preciso hacer que vuelva a haber fábricas en el país: "Separar el diseño de la manufactura ralentiza el proceso de innovación y sube los costos. Debemos cambiar eso".
En definitiva, como dicen desde Siemens, la meta es la fábrica inteligente, que se caracteriza por su adaptabilidad, eficiencia de recursos y ergonomía, pero también por la integración de clientes y socios de negocios en todos los procesos de valor y comerciales.

ver nota






      HomeVolver arriba