Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
La industria del automóvil cambiará más en los próximos cinco años, de lo que lo hizo en los 50 previos
Reseado el 13/07/16 por prospectiva
The Wall Street Journal, por Kathleen Burke, 01 de junio de 2016 – Colaboración Adolfo Ruiz

En enero, GM anunció una inversión de u$s 500 millones en empresas proveedoras de transporte como Lyft. El acuerdo de GM con Lyft brinda señales de cambios en la titularidad de los coches. Sin embargo, este cambio no sucederá de la noche a la mañana, y no muestra por ahora, señales de poner fin a sus populares vehículos y camiones, dijo. “La conducción de coches automáticamente necesita ser capaz de operar en distintas clases de entorno", afirmó Ammann. "La edad promedio de un coche que circula hoy en una carretera es de 11 años. Por lo que ésta, será una transición de décadas". “Empresas como Uber y Lyft siguen aumentando sus bases de usuarios, y tienen plataformas ideales para introducir la tecnología de conducción automática”, sostuvo Ammann.
"Pensamos que la intersección entre viajes compartidos y coches sin conductor... representará la próxima ola fundamental del cambio", dijo. "Hará cambiar la estructura de costos del transporte compartido, será mucho más barata y potencialmente abrirá una demanda bastante importante, más allá de donde está hoy". Debemos considerar también el informe de Warren Buffet, titulado “Cómo los robots matan a los conductores de autos”, en el que sostiene que también son mucho más eficientes que los choferes de taxis y de otros vehículos de pasajeros que circulan en las rutas. Un coche automático operado por un servicio de viaje podría generar ingresos 85% del tiempo que pasa en la carretera, en comparación con la tasa actual de 49% para los taxis de la ciudad de Nueva York, y del 53% para los vehículos de UberX, según un informe del Deutsche Bank. A pesar de su mayor costo beneficio, todavía los conductores estadounidenses son en general escépticos acerca de la tecnología sin conductor.

#Sin embargo, la relativa seguridad de los coches automáticos en comparación con los conductores humanos, finalmente convencerá a los consumidores a adoptar la tecnología”, aclaró Ammann. "La tecnología sin conductor es fundamentalmente más segura que los conductores humanos dado el altísimo porcentaje de accidentes que son causados por error humano", dijo. “Los coches sin conductor no beben”. El mayor incremento en las muertes por vehículos de los últimos 50 años -un 8%- se produjo en el año 2015, según el Consejo Nacional de Seguridad. Más de 38.000 personas murieron en accidentes y 4,4 millones fueron heridos, costando $ 412,1 billones en daños, según la Agencia.






      HomeVolver arriba