Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
Una investigación de la Universidad de Princeton alerta sobre una epidemia silenciosa que erige escenario prospectivo muy preocupante
Reseado el 05/11/15 por prospectiva
Nota "El País", España 3/11/15
Cristina F. Pereda
En Estados Unidos la mortalidad de blancos entre 45 y 54 años, por drogas, suicidio y alcohol ha aumentado en forma exponencial.
Una epidemia silenciosa ha matado a medio millón de personas de entre 45 y 54 años
La mortalidad de los estadounidenses blancos de mediana edad se ha disparado en las dos últimas décadas. El fenómeno, revelado este martes por un informe de dos profesores de la Universidad de Princeton, no tiene igual en ningún otro grupo demográfico de Estados Unidos, ni en ningún otro país desarrollado en la historia reciente. La mayoría de las muertes no se debe además a enfermedades cardiovasculares o diabetes, sino al suicidio, la cirrosis y el envenenamiento por alcohol y el consumo de drogas.
El fenómeno constituye una epidemia silenciosa que le ha quitado la vida a casi medio millón de personas antes de que las autoridades sanitarias hayan podido reaccionar. Los autores del informe, Angus Deaton —ganador del último Nobel de Economía— y Anne Case, solo han encontrado una situación similar en la historia reciente: el medio millón de muertos por la epidemia de Sida.
El aumento de la mortalidad de hombres y mujeres blancos entre 45 y 54 años, desde 1999 hasta 2013 “invierte décadas de progreso y es único de Estados Unidos”. Los autores relacionan este fenómeno con otro paralelo, el empeoramiento de la salud de este grupo de población, tanto física como mental, sus dificultades para “llevar a cabo tareas diarias”, el aumento del dolor crónico y la imposibilidad de trabajar.
Publicidad
Entre 1978 y 1998, la mortalidad de las personas blancas entre 45 y 54 años se redujo un 2% de media anual, coincidiendo con las tendencias de este grupo en países como Francia, Alemania, Reino Unido o Canadá. Sin embargo, después de 1998, mientras que en el resto de naciones y grupos de población de Estados Unidos la tasa se mantuvo estable, en el caso de los blancos de mediana edad aumentó medio punto cada año.
“Si la mortalidad entre blancos se hubiera mantenido en su valor de 1998, se hubieran evitado 96.000 muertes”, dicen los autores del informe publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias. Pero la tasa no solo no se mantuvo, sino que aumentó, por lo que el estudio afirma que “se podría haber evitado la muerte de 488.500 personas entre 1999 y 2013”.
Los profesores de la Universidad de Princeton alertan de que los suicidios, sobredosis y envenenamientos responsables de estas muertes “aumentaron año tras año. Mientras que las muertes por sobredosis empezaron a disminuir entre afroamericanos e hispanos, aumentaron entre los blancos a partir de 1999. En 2006, por primera vez, las muertes por causas relacionadas con el consumo de drogas y alcohol entre blancos superaron a las de negros e hispanos
ver nota






      HomeVolver arriba