Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
Andrei Vazhnov. "En un mundo de tecnología disruptiva, las buenas políticas públicas van a ser más necesarias"
Reseado el 06/03/15 por prospectiva
Nota La Nación
Físico y experto en innovación, cree que el ritmo "exponencial" del avance científico demandará gobiernos "fuertes y eficientes" que encaren políticas distributivas a escala nunca vista

Por Sebastián Campanario | Para LA NACION

"Vivimos una época de tecnologías y avances científicos con crecimiento exponencial", dice Vazhnov. Y agrega: "Esta tendencia siempre existió, la diferencia es que los saltos ahora son cada vez más rápidos". Para el científico, las disrupciones en el mercado de trabajo, en las empresas y en la economía en general demandarán gobiernos fuertes y ágiles, porque serán indispensables acciones de coordinación a gran escala y políticas redistributivas de un volumen nunca visto.
El crecimiento del conocimiento desde los inicios de la humanidad tiene una curva que es exponencial. Con la velocidad máxima de transmisión de datos sucede lo mismo. La biología sintética y la nanotecnología son otros ejemplos. Lo que hay que notar es que las curvas exponenciales antes del nacimiento de la computación eran bastante lentas, y por eso no nos dábamos cuenta, porque si algo se duplica cada 100 años, excede nuestra vida. Pero la ley de Moore marca por primera vez un período de duplicación que podemos ver, porque dura meses.

-¿La digitalización actúa como un acelerador de otras ciencias?

-Sin duda. A medida que se digitalizan otros campos, toman esta velocidad. Y esto es lo más disruptivo. Por ejemplo, mirá lo que está pasando con los drones. La verdad es que la posibilidad de poner cuatro motores para que algo vuele existía desde hace 80 años, pero la actual precisión, que está provocando una revolución, se disparó gracias a que recién ahora tenemos el poder computacional para lograrla. Lo mismo sucede con la biología: antes de la decodificación del ADN, era una disciplina de progreso lento, de descubrir taxonomías, etcétera. Pero desde el secuenciamiento del genoma se volvió una ciencia digital, que avanza a ritmo exponencial. La razón por la que tal vez no nos damos cuenta es que empezó hace muy poco, hace catorce años.

ver nota






      HomeVolver arriba