Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
El agotamiento de los recursos minerales baratos está reformando la estructura de la Tierra – informe científico El aumento de los costos de extracción de recursos requiere de una transición a la economía post-industrial circular para evitar colapso
Reseado el 05/06/14 por prospectiva
El estudio – el 33ª informe del Club de Roma – cuyo autor de el Prof Ugo Bardi ,del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Florencia, donde imparte clases de química física, incluye contribuciones de quince importantes especialistas, científicos y expertos en los campos de la geología, agricultura, energía, física, economía, geografía, transportes, ecología, ecología industrial y biología, entre otros.
El Club de Roma es un think-tank global con sede en Suiza fundado en 1968 que consta de actuales y ex jefes de estado, funcionarios de Naciones Unidas, gubernamentales, diplomáticos, científicos, economistas y líderes empresariales.
Su último informe, que se dará a conocer el 12 de junio, realiza una descripción comprensiva de la historia y evolución de la minería y argumenta que el aumento del costo de la extracción minera debido a la contaminación, los residuos y el agotamiento de las fuentes de bajo costo, eventualmente hará a la estructura actual de la civilización industrial,insostenible.
Gran parte de la atención del informe está en el concepto de energía invertida (EROEI), que mide la cantidad de energía necesaria para extraer recursos. Al mismo tiempo dejando en claro que no nos estamos quedando sin ningún mineral, el informe revela que se está volviendo cada vez más difícil mientras se agotan los minerales de fácil extracción. Más energía se necesita para mantener los últimos índices de producción y más aún es necesario para incrementarlo. Como consecuencia, a pesar de grandes cantidades de minerales aún en reserva la producción de muchas materias primas minerales parece estar al borde de la declinación... nosotros podemos estar pasando por un siglo que conducirá a la desaparición de la minería como lo conocemos.
La última década ha visto un giro mundial hacia la extracción más cara y difícil de recursos de combustibles fósiles, en formas no convencionales, tanto de petróleo como de gas, que tienen niveles muy inferiores de EROEI al de petróleo convencional. Incluso con los avances tecnológicos del fracturamiento hidráulico y técnicas asociadas de perforación, esta tendencia es difícil que se invierta significativamente.
Un ex alto ejecutivo en la industria de petróleo, gas y carbón de Australia, Ian Dunlop, describe en el informe como el fracking puede aumentar la producción rápidamente a un máximo, para luego declinar rápidamente también, a menudo en un 80 a 95 por ciento en los primeros tres años. Esto significa que a menudo varios miles de pozos son necesarios para proporcionar un retorno de la inversión.
El promedio EROEI para mantener la sociedad industrial tal como la conocemos es aproximadamente de 8 a 10. La producción de gas. petróleo, arenas bituminosas y gas de carbón por "fracking" están a ese nivel o por debajo, si se contabilizan los gastos completos... Por lo tanto fracking, en términos de energía, no proporcionará una fuente sobre la cual desarrollar una sociedad global sostenible.
El informe del Club de Roma también aplica el análisis EROEI a la extracción de carbón y uranio. La producción mundial de carbón alcanzará su pico como máximo en el año 2050 y podría incluso hacerlo en el año 2020. El carbón de Estados Unidos ya ha tocado el techo de producción, y la producción futura dependerá en gran medida de China. Pero el aumento de la demanda interna de este último y de la India, podría generar escasez y altos precios en el futuro cercano: por lo tanto, no hay definitivamente posibilidad de la sustitución de petróleo y gas por el carbón.
En cuanto al suministro mundial de uranio, el informe dice que la actual producción de uranio de las minas ya es insuficiente para proveer combustible en los reactores nucleares existentes, una brecha que es reemplazada por la recuperación de las reservas militares de uranio y viejas ojivas nucleares. Mientras que la brecha en la producción podría cerrarse en los niveles actuales de la demanda, una expansión en el mundo de la energía nuclear sería insostenible debido a las enormes inversiones necesarias.
Un informe del colaborador Michael Dittmar, físico nuclear en el CERN, la Organización Europea para Investigación Nuclear, sostiene que a pesar de las grandes cantidades de uranio en la corteza terrestre, sólo un número limitado de depósitos es lo suficientemente concentrado para ser aprovechado en su extracción. En los depósitos mineros menos concentrados requeriría mucha más energía que el uranio extraído podría producir. Los crecientes costos de la minería del uranio, entre otros gastos, ha significado que la inversión en energía nuclear esté disminuyendo.
Las propuestas para extraer uranio de agua de mar son actualmente inútiles porque la energía necesaria para extraer y procesar uranio en agua de mar sería la misma que la energía que puede obtenerse por el uranio mismo utilizando la tecnología nuclear actual. Por lo tanto, dentro de esta década, el informe prevé un declive inevitable de la producción de las minas de uranio existentes.
Datos del Servicio Geológico de Estados Unidos analizados en el informe muestran que el cromo, molibdeno, tungsteno, níquel, platino-paladio, cobre, cinc, cadmio, titanio, y estaño enfrentarán su pico de producción seguida por su caída en este siglo. Esto es porque las reservas declaradas son a menudo más hipotéticas que reales, lo que significa que "la bonanza de minerales preconizada.. está lejos de la realidad".
En particular, el informe destaca el destino del cobre, litio, níquel y zinc. El Prof Físico Rui Namorado Rosa proyecta una desaceleración inminente de la disponibilidad del cobre en el informe. Aunque la producción ha crecido de manera exponencial, la calidad de los minerales extraídos está disminuyendo constantemente, lo que aumenta los costos de explotación minera. El pico de producción de cobre es probable que sea alrededor del 2040, aunque incluso podría ocurrir en la próxima década.
La producción de litio, utilizada actualmente para baterías de coches eléctricos, también podría sufrir de tensiones si hay una electrificación a gran escala de la infraestructura de transporte y vehículos, según la colaboradora Emilia Suomalainen, ecologista industrial de la Universidad de Lausana, Suiza. La producción de litio sostenible requiere un reciclado de 80%-100% – actualmente se sitúa en menos de 1%.
El níquel y zinc, que se utilizan para combatir la corrosión en el hierro y el acero y para el almacenamiento de electricidad en baterías, también podría enfrentarse a picos de producción en unas décadas – aunque el níquel podría extenderse unos 80 años – según el ingeniero y especialista en metales Philippe Bihoux:
"Se ha eliminado ya la parte de las reservas de fácil extracción, y será cada vez más difícil y costoso invertir en las minas de níquel y de zinc."
Mientras que la substitución puede ayudar en muchos casos, también sería costoso e incierto, ya que requiere una inversión considerable.
Quizás la tendencia más alarmante en el agotamiento de minerales se refiere al fósforo, que es crítico para fertilizar el suelo y sostener la agricultura. Mientras que las reservas de fósforo no se están agotando, factores físicos, energéticos y económicos indican que sólo un pequeño porcentaje puede ser extraído. El rendimiento de las cosechas en 40 por ciento de las tierras cultivables del mundo ya está limitado por la disponibilidad de fósforo económico.
En el estudio del Club de Roma, el físico Patrick Dery dice que varias grandes regiones de producción de fosfato de roca – tales como la isla de Nauru y los Estados Unidos, que es el segundo mayor productor – han superado su pico y están ahora en declive, con las fuentes de fósforo globales potencialmente insuficientes para satisfacer la demanda agrícola dentro de unos 30-40 años. El problema puede potencialmente ser resuelto ya que el fósforo puede ser reciclado.
Una tendencia paralela documentada en el informe por el ingeniero agrónomo Toufic El Asmar, de la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO) es un acelerado declive en la productividad de la tierra debido a los métodos agrícolas industriales, hasta un 50% en algunas zonas, debido a la degradación del suelo.
Pero la ventana para la acción política significativa se está cerrando rápidamente. "La campana de alarma principal es la tendencia de los precios de materias primas minerales", dijo el Prof Bardi.
"Los precios han subido en un factor 3-5 y el nivel de éstos se han mantenido durante los últimos 5-6 años. No van a bajar de nuevo, porque son causados por irreversibles aumentos en los costos de producción. Estos precios ya están provocando la caída de las economías menos eficientes (digamos Italia, Grecia, España, etc.). Todavía no estamos en el punto de inversión, pero cerca - menos de una década?".
ver nota
ver nota






      HomeVolver arriba