Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
Este hombre no es un Cyborg. Todavía. HACIA LOS AVATARES
Reseado el 04/06/13 por prospectiva
David Hanson, fundador de Hanson Robotics, dice que su modelo robótico de cabeza de Dmitry Itskov utilizará 36 motores para reproducir sus expresiones faciales y voz.

Acérquese a Dmitry Itskov todo lo que quiera y puede olerlo, si quiere — no recogerá el menor atisbo de locura. Es un poco tímido, pero expansivo una vez que comienza a hablar con voz suave y cariñosamente afable. Nunca parece irritado, no importa lo que usted pregunte. Incluso si la pregunta es obvia, con lo que se ha encontrado más de un par de veces desde el 2011, cuando empezó "este proyecto", como él a veces lo llama.
El Sr. Itskov, 32, tiene un sueño colosal: cargar el contenido del cerebro en avatares.


A saber: ¿Está usted loco?

"Lo he oído a menudo," dijo con una sonrisa, durante el almuerzo reciente en Manhattan. "Hay citas de Clarke y Gandhi diciendo que a las personas con nuevas ideas se les llama 'locos'. "Luego todos comienzan a creer en la idea y nadie puede recordar la época en que parecía extraño."

Es difícil imaginar un día en que las ideas defendidas por el Sr. Itskov, 32, un multimillonario ruso y anteriormente magnate de medios, no parecerán extrañas, o al menos exageradas e inviables. Su proyecto, llamado Iniciativa 2045, el año que se espera esté terminado, prevé la producción en masa de avatares realistas, de bajo costo, que pueden cargarse con el contenido de un cerebro humano, con todos los detalles de la conciencia y personalidad.

¿Qué busca el Sr. Itskov que hace que las computadoras portátiles como Google Glass, parezcan tan futuristas como el Lego. Ésto sería una copia digital de tu mente en un portador no-biológico, una versión de una persona totalmente inteligente que podría vivir durante cientos o miles de años. O más. Sr. Itskov desliza descaradamente la palabra "inmortalidad" en la conversación.

Sí, hemos visto esta película y, sí, siempre conduce a robots malvados que esclavizan a la humanidad, la tierra reducida a ruinas humeantes. Y es muy posible que los planes del Sr. Itskov, en la plenitud de los tiempos, demostrará ser nada más que ciencia ficción.

Pero él tiene la atención y en algunos casos el ávido apoyo, de augustas figuras en Berkeley, Harvard, M.I.T. y líderes en campos como la genética molecular, neuroprostéticos y otros reinos de los que probablemente nunca has oído hablar. Aproximadamente 30 ponentes de éstas y otras disciplinas aparecerán en el segundo congreso anual de Iniciativa Global 2045, el 15 y 16 de junio en Alice Tully Hall, en el Lincoln Center de Manhattan.

Aunque se anuncia como un congreso, el evento es más como un escaparate y una conferencia que está abierta al público, con boletos de admisión general a partir de u$s750. (Cerca de 400 entradas, aproximadamente la mitad del total disponible, se han vendido hasta ahora.) Los asistentes escucharán a personas como Sir Roger Penrose, profesor emérito de física matemática en Oxford, quien aparece en el sitio Web de 2045.com con un video sobre "la naturaleza cuántica de la conciencia", y George M. Church, un profesor de genética en Harvard Medical School, cuyo video trata "extensión de la vida saludable del cerebro".

Como sugieren estos videos, los científicos están tomando pequeños pasos, en forma contínua, hacia la fusión de los seres humanos y las máquinas. Ray Kurzweil, el futurista y ahora director de Ingeniería Google, sostuvo en "La singularidad está cerca," un libro de 2005, que la tecnología avanza exponencialmente y que "la vida humana se transformará irreversiblemente" hasta el punto que no habrá diferencias entre "realidad humana y máquina o entre la realidad física y virtual".

Sr. Kurzweil proyectaba basado en el fermento intelectual y científico de la época. Y los logros tecnológicos han seguido su marcha desde que escribió el libro, desde la creación de equipos que pueden superar a los seres humanos (como Watson, el ganador de "Jeopardy" de I.B.M.) a la tecnología que monitorea el latido del corazón de un jugador mientras juega o hasta su excitación (como el nuevo Kinect) a herramientas digitales para las personas con discapacidad (como implantes cerebrales que pueden ayudar a quadripléjicos a mover brazos robóticos).

Pero la mayoría de los investigadores no quieren cargar nuestras mentes con cyborgs; incluso en este grupo, el concepto es un poco circundante. Los académicos parecen mirar al Sr. Itskov como sincero y bien intencionado y si él quiere jugar a animador global de deportes varios, que generalmente trabajan en la oscuridad, bien. Si se pregunta a los participantes en la Conferencia 2045 si en última instancia podrían hacerse realidad los sueños del Sr. Itskov va a escuchar de todo, desde versiones tibias de "tal vez", al más alto entusiasmo.

"Tengo una regla de no decir que algo es imposible a menos que viole las leyes de la física", dice el profesor Church, agregando sobre el Sr. Itskov: "sólo creo que hay un montón de puntos que no están conectados en su plan. No es un mapa real."
Brandon Thibodeaux para The New York Times 1o. Junio 2013






      HomeVolver arriba