Utilice este medio para presentar y discutir sus proyectos innovadores
La paradojal situación del futuro del aprendizaje. El Tsunami en el Campus por David Brooks
Reseado el 10/05/12 por prospectiva
La educación online no es nueva. La Universidad de Phoenix comenzó su carrera online en 1989. Cuatro millones de universitarios han tomado al menos una clase a distancia durante el otoño de 2007 Pero en los últimos meses, algo ha cambiado. La élite, las universidades que imponen tendencia, han abrazado Internet. No hace mucho, los cursos online eran experimentos interesantes Ahora la actividad está en el centro de cómo estas casas de estudio proyectan sus futuros.
Esta semana, Harvard y el Massachusetts Institute of Technology destinaron 60 millones de dólares para ofrecer cursos a distancia gratuitos de ambas universidades. Dos profesores de Stanford, Andrew Ng y Daphne Koller, han formado una empresa, Coursera, que ofrece cursos interactivos en humanidades, ciencias sociales, matemáticas e ingeniería. Entre sus socios se encuentran Stanford, Michigan, Penn y Princeton. Otras universidades de élite, incluyendo la Universidad de Yale y la Universidad Carnegie Mellon, se están moviendo agresivamente en lo que hace a distancia. El. Presidente John Hennessy de Stanford resumió la vista emergente en un artículo de Ken Auletta en The New Yorker, "Se acerca un tsunami".Lo que sucedió en el negocio de periódicos y revistas está a punto de suceder en la educación superior: un reacomodamiento alrededor de la Web.
Muchos de nosotros ven el próximo cambio con inquietud. ¿El aprendizaje online disminuirá esa comunidad cara-a-cara, que es el corazón de la experiencia de la educación? ¿Elevarán los cursos funcionales como negocios y marginarán a temas que son más difíciles de digerir, como filosofía, en un formato a distancia? ¿La navegación rápida online reemplazará la lectura profunda?

Si unos pocos profesores estrellas pueden conferenciar para millones, ¿que ocurrirá con el resto del cuerpo docente? ¿Serán igual de rigurosos los estándares académicos? ¿Qué ocurre con los estudiantes que no tienen la suficiente motivación intrínseca para permanecer pegadas a su laptop hora tras hora? ¿Cuánta comunicación se pierde: gesto, humor, contacto visual, cuando no se está realmente en una sala con estudiantes y un profesor apasionado?

Las dudas están justificadas, pero hay más razones para sentirse optimista. En primer lugar, el aprendizaje a distancia dará acceso a millones de estudiantes a los mejores maestros del mundo. Ya cientos de miles de estudiantes han tomado clases de contabilidad con Norman Nemrow de la Universidad Brigham Young, clases de robótica con Sebastian Thrun de Stanford y de física con Walter Lewin del M.I.T.
La educación a distancia podría extender la influencia de las universidades estadounidenses alrededor del mundo. Sólo en la India se espera que construyan decenas de miles de colegios en la próxima década. Los planes de estudio de las escuelas americanas podrían penetrar en esas instituciones
La investigación de la educación online sugiere que es más o menos tan eficaz como el aprendizaje en el aula. Es más fácil adaptar una experiencia de aprendizaje al ritmo del alumno y sus preferencias. La educación online parece especialmente útil en lenguaje y educación correctiva.

El hecho más importante y paradójico del futuro de la educación a distancia es la siguiente: un cerebro no es una computadora. No somos discos duros en blanco a la espera de ser llenados con datos. La gente aprende de las personas que quieren y recuerdan las cosas que despiertan su emoción. Si pensamos en cómo sucede realmente el aprendizaje, podemos discernir muchos procesos diferentes. Hay información de absorción. Reflexión sobre la información, releerla y pensar en ella. Información desagregada, con laque se hace una prueba cuando se discute o trata de filtrarse con información contradictoria. Finalmente está la síntesis, cuando se intenta organizar lo que se ha aprendido en un argumento o un documento.

La educación online ayuda principalmente a los estudiantes con el paso 1. Como ha argumentado Richard A. DeMillo, de Georgia Tech, convierte el transmitir conocimientos en una mercancía que es barata y disponible a nivel mundial. Pero también obliga a instituciones a centrarse en el resto del proceso de aprendizaje, que es donde se encuentra el verdadero valor. En un mundo online, las casas de estudio tienen que pensar mucho sobre cómo tomar la comunicación, que viene por la Web, y convertirla en aprendizaje, que es un proceso, social y emocionalmente, complejo.
¿Cómo van a fusionar la información online con la discusión cara-a -cara, tutoría, debate, entrenamiento, escritura y proyectos? ¿Cómo van a construir el capital social que conduce a las comunidades a un aprendizaje vibrante? La educación a distancia podría, potencialmente, empujar hacia arriba a casas de estudio en la cadena de valor,- lejos de la transmisión de información y hasta a cosas mayores.

En un mundo online combinado, un profesor local podría seleccionar no sólo el material de lectura, pero también de una plantilla de diferentes profesores, que proporcionarían diferentes perspectivas desde todo el mundo. El profesor local haría más tutoría y conversación y menos conferencias. Clayton Christensen, de la Harvard Business School, observa que será más fácil romper silos de académicos, combinando cálculo y clases de química o presentaciones de literatura e historia, en un solo curso.

La Web al principio democratizó radicalmente la cultura, pero ahora, en los medios de comunicación y otros lugares, se está viendo un vuelo de calidad. Las mejores universidades de Estados Unidos deben ser capaces de establecer una presencia magnética autorizada online.

Mi conjetura es que será más fácil que una Universidad sea terrible en la Web abierta, pero también será posible para las universidades y los estudiantes comprometidos, ser mejores que nunca
ver nota






      HomeVolver arriba